Archivo de la etiqueta: The L Word

The L Word y el día en el que abrí los ojos

Recuerdo que fue hace ya 4 años. Era un verano como cualquier otro y con las costumbres que conlleva estar de vacaciones: comer y dormir, dormirse muy tarde y por lo tanto, ver tele a altas horas de la noche. Por ser verano también, cabe mencionar, la programación en canales de cable cambian, y meten series con menos capítulos en su temporada.

Así que una de estas noches, en la que mi hermana se había ido a casa de mis primos, decidí dormir en el cuarto de tele. Como a las 10 vi la guía y un programa en especial me llamó la atención. ¿Nombre? The L Word. En ese punto de mi vida tenía conocimiento de la temática que abordaba este programa: la vida de mujeres homosexuales (osease, lenchadas en su más pura expresión). Sin embargo, también recordé en en ese momento que mi mamá le cambiaba cuando pasaban comerciales de la serie, porque decía que “qué asco”.

Supongo que precisamente fue eso lo que me motivó a verla; es como la atracción hacia lo prohibido, el morbo por ver lo que no deberías nunca ver. Entonces esperé hasta las 11 de la noche hasta que comenzó el dichoso programa.

Ése día conocí a los personajes que después, y sin saberlo, serían parte de mi cultura pop televisiva. En ese momento no sabía ni quién era Alice, ni Shane, ni Carmen, ni Bette. Bueno, Bette me llamó la atención porque ¡era la chava de “Flashdance”! Pero ahí no tuvieron mucha importancia.

Recuerdo que era el capítulo en donde Alice está soñando cosas raras. Y más tarde, Shane y Carmen juegan el ya épico “So hot”. Creo que en esa escena me di cuenta de que lo que veía no era asqueroso, como decía mi mamá. No, de hecho todo lo contrario. Lo únito que se me ocurre para describir el sentimiento es… “Wow”.

El episodio terminó. Yo no entendí nada, más que Shane y Carmen medio andaban pero a Shane no le gustaba que se quedaran a dormir. Fue lo único que se quedó, lo siento. Pero todo este proceso continúo cuando intentaba dormir. Ahí empecé a recordar mi infancia y cómo sentía cosas por las niñas diferentes a las que sentía por los niños. Y luego pensé en la Power Ranger rosa. Todo comenzó a tener un poco de sentido.

En fin, ése fue el comienzo del proceso que seguramente muchos han experimentado, y que culmión hace algunos años cuando decidí que yo no era tan straight del todo.

¿Por qué este post ahora? Pues no sé si ya lo hayan visto, pero Warner está transmitiendo la última temporada de The L Word en estos días (la pasan a las doce de la noche), así que supuse que sería un buen momento para recordar ese evento. Yo sé que muchas quedamos súper hartas después del ridículo horrible final, pero hay que admitirlo, nunca dejamos de verlo. Es, por excelencial placer culpable de las lenchas. Después de lo que les relaté comencé a buscar la serie en YouTube, y a verla desde la primera temporada. Al menos a mí, me hizo reir muchísimo durante todas sus temporadas. Así que he aquí mi pequeño post de tributo a The L Word, y al favor que me hizo.

10 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Somewhere over the Rainbow, Televisión

Lunes de trauma musical: Pull Shapes

¡Es lunes! Y eso es sólo bueno porque… postearé hoy xD. Hoy de hecho termina mi semestre, ya sin exámenes ni nada, así que teóricamente soy libre… aunque en la práctica, aún tengo muchas cosas que hacer. Pero… hay que olvidarnos de eso, bailemos, cantemos y aplaudamos….

O no.

La forma en la que conocí “Pull Shapes” es bastante gay. ¿Se acuerdan de esa temporada de The L Word en la que Jenny termina de enloquecer y se contrata una asistente? Confesión no. 1: la asistente, Adele, fue por un tiempo mi crush ñoño de la serie. Y a “por un tiempo” me refiero como durante 2 semanas, justo antes de que también enloqueciera ella.

En fin, a mí se me queda muy grabada una escena en la que las dos van a no sé donde, y deciden hacer una parada en un centro comercial. Jenny se vuelve loca (en el sentido figurado esta vez) y le dice a Adele que compre todo lo que quiera, y le hace un makeover. Lo que nadie sabía es que Adele poco a poco comenzaba la metamorfosis a un ser malvado y con un parecido increíble a la señorita Schecter. Pero ésa es otra historia.

Yo estaba con la escena del centro comercial, ¿no? Ay estos malviajes xD. En dicha escena se puede escuchar una melodía que a muchas personas les pareció súper pegajosa. Yo me incluyo en ese grupo. Gracias a YouTube, y a que hay comentarios en los videos, me enteré de que la canción se llamaba “Pull Shapes” y era interpretada por The Pipettes. Y ahí nació la adicción. La canción me pareció sobre todo, divertida, y se convirtió en mi trauma de ese tiempo.

Un tiempo después, conocí a una chica. Entre que yo averiguaba si era o no era, un día sonó su celular. ¿Y adivinen cuál era su ringtone? Pues efectivamente, “Pull Shapes”. Se dio cuenta de que yo la conocía y de ahí partió una linda conversación. Yo pensé: si la conoció de la misma manera que yo, entonces seguramente mis sospechas son correctas. Pero nunca lo averigué. Lo siguiente que supe fue que me mandó un mensaje con la frase (de esta canción) “dance with me pretty girl tonight”… y pues no se necesitaron más explicaciones.

Así que, me parece excelente tener esta canción hoy, sobre todo si estamos terminando ciclos escolares y esas cosas. ¿El mensaje? Yaaaa que no les importe… disfruten lo que puedan, just don’t let the music stop.

Con ustedes… The Pipettes (las viejitas, porque ya hay otras)….

Deja un comentario

Archivado bajo Trauma Musical

Shane une al mundo

Para aquella que se enteraron, y quienes no, es porque viven bajo tierra, Katherine Moennig tiene nuevo programa. Y no, no tiene que ver con nada ABSOLUTAMENTE nada gay. Creo que esto último fue más noticia que lo primero, qué chistoso. Supongo que esto se debió a que… es SHANE! por Dios, es todo un personaje. Es decir, ok, podríamos ver a… no sé, digamos Jennifer Beals en otro programa [como… Lie to Me], haciendo de ex-esposa del protagonista, y lo creeríamos. O sea, lo creeríamos más que Shane haciéndola de hetero en una serie completamente hetero acerca de doctores. Entonces de verdad no es sorpresa que el mundo seguidor de The L Word haya hecho tanto alboroto acerca de esta noticia. Y yo me incluyo en ese “mundo”.

shane1

No sé si ya lo platiqué pero tengo como 2 amigas gays muuy cercanas, de hecho como que durante el último año se han vuelto de mis mejores amigas. Pero el punto es que a las dos les encanta Katherine Moennig, y una de ellas se refiere siempre a ella como “Shane”. Así que se me quedó la costumbre, perdón. Cuando me enteré de que iba a salir en una nueva serie les dije a estas amigas. Luego, cuando salieron las fotos promocionales se la mandé, y también estuvieron de acuerdo en que el cabello largo es un FAIL grandísimo. Al mismo tiempo estaban un tanto intrigadas por ver cómo salía Shane Kate de “buga” [término que significa hetero…. lo siento es que no sé si sea popular]. Y hace como 1 mes nos enteramos de que iban a pasar la serie, Three Rivers, por Univeral Channel aquí en México. Muuucha emoción, sobretodo de su parte.

shane2

Total que cada vez que pasaban un promo de la serie checábamos y rechecábamos la fecha de estreno: 28 de octubre. ¡Ya es el próximo miércoles! ¡Ya es en dos días! ¡Ya es mañana! Y aunque ayer, miércoles 28 de octubre tenía una cantidad que sólo puede ser descrita con una grosería de tarea, tenía examen de mate y muuuy poco tiempo, nada me impidió prender mi tele a las 9 de la noche. Bueno, también necesité 4 llamadas de estas amigas que para recordarme que era a las 9, que empezaba en media hora, en 20 minutos, en 10 minutos, que ya me bajara por el amor de Dios.

Así que pasé una hora viendo a una Shane con peluca, bata, y ropa de doctor que se le veía muy gay, peleándose con un señor que se llamaba Drinkwater LOL. La serie me gustó, no creo poder verla  taaan regularmente, pero de vez en cuando estará bien. Pero mi punto es que toda la experiencia previa, durante y subsecuente al programa fue en extremo divertida. Los comentarios entre mis amigas y yo fueron más o menos así: “En cualquier momento le va a tirar la onda a la enfermera”, “Yo me quiero llamar Drinkwater… o mejor DrinkVodka”, “Su cabello es raro”, “Su cabello me empieza a molestar”, “¿Por qué le cambiaron el cabello?”, “Carmeeeeen ¿dónde estás?”, “Mientras no le metan un novio por ahí, todo correcto… so weird”, etc etc etc.

TLW_601

Yo había dicho que Shane realmente no tenía ningún efecto en mí. Hasta llegué a pensar que me molestaba un poco [perdón]. Pero ahora puedo decir que la amo, no como mis amigas, claro está, sino creo que se ha convertido en un ícono de nuestra comunidad, y como todo ícono, hace más cercanos a los miembros de esa comunidad. Osease hace que mis amigas y yo nos pasemos un excelente rato. Gracias Kate 🙂

3 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Televisión

¿Saben qué día es hoy?

Es la frase que le he repetido todos los días a  mi ex una amiga durante el transcurso de esta semana. Bueno, obviamente no digo “hoy” sino “mañana” o “pasado mañana”. Duh.

Como sea, ¿ya saben qué día es hoy? ¿No? ¿Aún no? Pista.

Carmen1

Y si alguien dice Life lo/la mato. Bueno, agreguémosle algo a esa foto.

carmenandshane

Gente, ¡hoy pasan The L Word en Warner! ¡A las 9! Claro, no es que no hayamos visto la quinta temporada como miles de veces mediante métodos no-tan-legales, pero créanme, el hecho de que lo transmitan es algo que me pone muy, muy feliz.

La primera vez que vi este programa lo pasaban los domingos a las 11 de la noche. En pocas palabras, no querían que NADIE  lo viera, más que aquellas personas que en realidad lo necesitaban. Léase gente sin internet. Al siguiente año creo que cambiaron el horario a las 10 de la noche, el mismo día. Ahí el mensaje que mandaban era más de “niños váyanse a dormir que están muy jóvenes para Shane”. Aceptable, creo yo, pues nadie discute que TLW no sea un programa familiar, y la homofobia o la discriminación poco tienen que ver en este caso.

Ahora, 3 años después tenemos que lo vuelven a transmitir, ahora como un programa común y corriente, en horario prime. Wow, Warner, me impresionas bastante. Tal vez con las 10 hubiera bastado, porque de verdad hay gente que se puede asustar con ciertas escenas -léase mi madre o mi hermana, por ejemplo- pero hay cientos de otros programas que tienen partes mucho peores y sus repeticiones salen a als 5 de la tarde… todos los días. COFF* Nip/Tuck *COFF. Pero claro, nadie protesta por el simple hecho de que Latinoamérica -o gran parte de ella- sigue siendo bastante homófoba y aunque a veces trata, el día en que se de una aceptación completa a los homosexuales, bisexuales, transexuales, etc, aún está bastante lejano.

Pero bueno, no empezaré a debrayar acerca de este tema porque puedo volverme más muy aburrida. Lo dejaré en que tal vez este sea el primer paso para que dentro de algunos años, personas como mi familia vean un promo de un programa con temática gay y no se inmuten. La esperanza muere al último ^^

5 comentarios

Archivado bajo Televisión