Archivo de la etiqueta: hormones make you crazy

El clásico: “¿pero qué carajos estaban pensando?”

Ok, para aclarar, saben que yo estoy totalmente en contra de la homofobia (duh), y de esas cosas, y que pienso que no tiene nada de malo dar muestras públicas de afecto con tu pareja homosexual*…. pero vamos, que hay de muestras a muestras, ¿no creen?

*si te da penita, pues ya es otra cosa xD.

Verán, resulta que un día después de haberme matado dos horas y media estudiando física, mis amigas, mi chica y yo, decidimos ir a tomarnos un helado (o en mi caso, un agua fresca) a un local que está en las afueras de un supermercado. Ahí estábamos, cuando entonces apareció la chava a quien mi chica y yo bautizamos como “la lencha”. Remítanse al post de la chava de basket que es super gay pero tenía novio y eso. ¿La recuerdan? Bueno, pues resulta que ya no tiene novio. No, de hecho ahora tiene noviA. Ja.

De hecho, estábamos en que apareció en el supermercado, ¿no? Pues apareció precisamente con su nueva novia, así super cariñositas agarradas de la mano. Las dos chicas iban caminando, cuando de repente, justo en medio del pasillo, así de la nada, se detienen, se ponen una en frente de la otra, y comienzan a besarse. Ok, es un beso de cariñito, así normalito e inocente. Pero entonces sus besos comenzaron a subir de clasificación, de B a C, y de repente ¡ya teníamos una escena tipo The L Word, ahí mismo en el súper! Ok, exagero. AHÍ todavía no era una escena tipo TLW. Las chavas se separaron (por fin) y se movieron hacia la puerta del otro lado. Yo dije “ah bueno, ya se van”. ¡Pero NO! Resulta que más bien sólo estaban cambiando de locación. Ésta vez eligieron un rincón (literal un ricón) a lado de la puerta. Y ahí sí…. Yo sólo voltée y vi muchas manos y piernas por todas partes, en una gran masa que podrían o no haber sido dos personas… y decidí ya no ver.

Ahora, yo le veo dos problemas a esta situación. Ok, es momento de que un beso, un abrazo, entre mujeres se tome como algo normal, ¡pero no una quasi-agarrón! Hasta yo me quedé con cara de WTF! Y además, no entendí su pensamiento: “vamos a agarrarnos a la mitad del pasillo de la plaza”. Muy lógico, me parece. Y bueno, cabe destacar que el lugar está plagado de señoras conservadoras que van a hacer el súper ahí, por lo que las miradas incómodas no faltaron. No veo lo atractivo de eso.

Quizá yo sea demasiado “conservadora” en ese sentido, y esté haciendo un gran alboroto acerca de algo equis. La cosa es que me molestan esas personas que se exhiben sólo para llamar la atención, y me parece que esta chava es una de ellas. No sólo por este acontecimiento, sino por mi convivencia previa con ella. ¿Ustedes qué opinan? ¿Exagero?

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Somewhere over the Rainbow

El abuelo buena onda

Vuelvo a justificar esta aventura con lo de las hormonas xD. Déjenme.

No hay nada mejor que volarte un entrenamiento de basket para ir a casa de tu chica. Sí, además de ser muy divertido… ok, no se me ocurre nada más. Simplemente es divertido. La cosa es que mi chica vive en un pequeño departamento, y su mamá nunca está más que en la noche. Bueno, pero eso no significa que la dichosa vivienda permanezca sola todo el día. No, desafortunadamente no es así.

En las mañanas y las tardes está su queridísimo abuelo. Es un señor buena onda, hasta eso. Sí, buena onda es algo que lo puede describir. ¿Les cuento una aventurilla? La primera vez que fui estábamos en el cuarto de su mamá… y en eso, ¡que llega el abuelo! Digamos que ninguna de las dos estaba en condiciones de ser vista por el señor, así que nos apresuramos a ponernos presentables y ella bajó a saludarlo. Entonces le dijo así como “ahhh y está una amiga aquí arriba… viendo… ahm, tele”. Simón. Yo lo saludé correctamente como debía de ser, y procedimos a irnos de ahí. Ah, y el señor me dio un poco de pan antes… no sé si capten el chiste, pero es una ironía muy graciosa.

Hoy nos volamos entrenamiento para ir a su casa. Y es que niñas, el jueves cumplimos 7 meses. Creo… Bueno, el punto es que fuimos a convivir un rato,  y pues obviamente estaba su abuelo. Lo saludé y todo y nos subimos a su cuarto. Hubo dos veces que el señor interrumpió (por así ponerlo) para darle unos mensajes a mi chica.

Pero eso no es lo gracioso. Lo bueno vino al final. Ya cuando me iba, yo muy cortés fui a despedirme, y le dije “ya me voy”. Él sonrió un poco y me contestó: “¿ya terminaron?”. Yo soy muy malpensada, así que me aguanté la risa y me voltée, sólo contestando un vago sí. Pero él continúo: “‘¿terminaron su trabajo?”, y cuando vi su cara vi una sonrisa burlona que básicamente decía, “lo sé todo… y me burlo de ustedes”. Así que yo sólo corrí a donde estaba mi chica y grité así como “¡seeeh!… ya vámonos”. Cuando le conté a ella, se rió mucho, pero también tuvo un poco de miedo.

Y es por eso que digo que el abuelo puede ser perfectamente descrito como “buena onda”. ¿Alguna anécdota similar? Espero no juzguen mis aventuras… pero soy adolescente, ¿qué esperaban? 😛

3 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life...