Archivo de la etiqueta: Glee

Lunes de trauma musical: Hello

Noticia de último minuto: ahora resulta que todos mis amigos y no tan amigos son súper fans de Glee. Y digo, esto no tiene nada de malo, pero es de esas veces en las que dices: “me gustaba cuando sólo yo lo conocía”. Yo sé, yo sé…. evidentemente no sólo yo lo conocía, pero al menos sí empecé a ser suuper fan desde el primer capítulo. No me molesta, sólo me extraña un poco.

El jueves pasado se estrenó la segunda temporada en latinoamerica, como quizá algunos se enteraron. De repente, un las 24 horas previas y posteriores a su estreno, ya un buen de personas habían escrito en su Facebook o Twitter cosas como “¡No puedo esperar a ver Glee!”, “El capítulo estuvo buenísimo… ¡amo Glee!”, “Glee me pone tan de buenas”, o ya deplano, y lo que más me llamó la atención… “Hello! Is it me you’re looking for?”. Esta última frase puede sonar realmente inconsecuente para algunos, pero da la casualidad que es una parte del coro de la canción “Hello” de Lionel Richie, de la cual hacen un cover en el episodio del jueves de Glee.

Y lo siguiente que supe es que ya como cinco personas habían puesto el video original de la canción, y admitían que su trauma se debía al episodio de la dichosa serie. Por supuesto, que también se conviertió en MI trauma, por dos razones. Una, la canción es genial, un clásico por excelencia. Y dos, el cover que hacen Rachel y Jesse (Lea Michele y Jonathan Groff) en la serie les quedó estupendo, se nota su experiencia y talento.

Así que aquí les dejo la canción. He decidido poner las dos versiones, porque creo que el cover también vale mucho la pena. Y el video original, de Lionel Richie está súper ñoñis, pero me gustó.

Con ustedes…. bueno, ya saben.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Televisión, Trauma Musical

Carta adelantada a los reyes

Queridos reyes magos,

Yo sé que apenas es junio, pero nunca es demasiado temprano para pedir las cosas, ¿no creen? Y además sólo les voy a pedir algo muy simple. Resulta que desde hace tiempo he descubierto una faceta de mí que nunca creer tener. No estoy segura de cuándo me di cuenta, ni mucho menos les podría decir cuándo empezó. Haciendo memoria, quizá fue después de haber ido a ver Rent en vivo por segunda vez en una versión amateur de una escuela de actuación. La frase que se me queda es: “¡Amo los musicales!”.

Luego vino Glee. Descubrí que era mi sueño hecho realidad hecho serie: música, historias tontitas, cantantes, bailes, coreografías, ¡músicales! Leí por ahí que iba a ser la serie más gay en la televisión, y yo no me atreví a cuestionar esto. Pero luego, después de muchos años de no tenerle gusto a eso que llaman “pop”, llegó… Lady Gaga. ¿Quién es esa  vieja?, fue lo primero que me pregunté al escuchar que la mencionaban. Y de ahí hay un gran vacío entre ese momento y el día en que compré su disco y mágicamente tenía todas sus canciones en mi i-pod. Sí, Lady Gaga, la de los atuendos súper extravagantes (“súper” se queda corto), la de los videos y shows llenos de colores y diamantinas y brillitos y confetti y todas esas cosas que en ningún momento pensé que me gustarían.

Y entonces me di cuenta de dos cosas. La primera es que, muy en el fondo, yo, namezne, soy un hombre gay. Y no sólo eso, sino un cliché de hombre gay, como los que salen en Will & Grace y se mueren por Madonna y Cher y ellas. Bueno, pues Lady Gaga es mi Madonna (qué fuertes declaraciones), como la es para muchos en esta época. Pero bueno, el otro descubrimiento que surgió casi inmediatamente fue que, oh dios, no tengo nadie con quién desahogar esos gustos. Entonces la conclusión subsecuente fue: necesito un amigo gay. Y verán, ya tengo amigos gays, pero… no gays así. Yo quiero un cliché, queridos reyes. Quiero un cliché con el que pueda ir a los conciertos de Lady Gaga y poder hacer maratones de Glee con palomitas light. Y de paso, que se burle de mis lenchadas y yo me burle de sus… ahm, ¿mariconadas?

Queridos reyes, ustedes se tienen el uno al otro, yo no tengo a nadie 😦 *sniff sniff*. Espero que al escuchar mi triste historia hagan un esfuerzo de cumplirme esta petición que les traigo, por lo menos antes de que a) se estrene Sex and the City 2 (ah sí, ahora resulta que ya también soy súper fan… quién lo iba a decir), b) se estrena la nueva temporada de Glee, o c) Venga Lady Gaga a México. Que conste que les doy tiempo.

Con amor,

namezne.

5 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Somewhere over the Rainbow

Lunes de trauma musical: Lean on me [Glee Cast version]

Nótese que ahora sí es LUNES de trauma musical, je je.

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando. Por más orgullosos que seamos, hay que admitirlo: no podemos solos. Ése es precisamente el mensaje del trauma de esta semana. Es bueno saber que cuentas con las personas, ¿saben? Dicen que los amigos se cuentan con los dedos de las manos, y yo estoy muy de acuerdo con eso. Conforme pasa tu vida, te vas dando cuenta con quienes puedes estar a pesar de todo, quienes podrán dedicarte una canción como esta y de verdad sentirlo. Ay sí, como si a mis 17 años yo ya fuera muy experta 😛 No, pero hablando en serio, mi corta vida me ha enseñado que bien puedes tener personas con las que es padre salir, echar relajo, ir a beber si quieren, pero en cuestión de meses puedes ir descartando a aquellos que te demuestran de alguna forma u otra, que no estarán cuando de verdad los necesites. Y sí, sin querer me salió un post medio “Día del amor y la amistad”… ups.

Bueno, pero otra parte de la razón del trauma es algo de lo que ya había hablado anteriormente, mi más nueva adicción: Glee. Oh sí. Lo malo es que (como la estaba viendo en Fox, a ritmo de Latinoamérica) apenas la semana pasada acabó la primera temporada. Después de mucho reír, llorar, psuedo-cantar y imaginar que bailaba, durante 13 capítulos… se terminó. Ahora, esperar hasta abril. Así que, un poco en honor a eso, decidí que el trauma fuera algo de esta serie. Y esta canción la traje en la cabeza todo el día, entonces se dio solita la cosa. Sobra decir que me encanta el cast de esta serie, y más cómo arrelgan las canciones para ellos. Podría hacer una enorme lista de temas que me gustan, pero nunca acabaría.

Así que para terminar (relativamente pronto), con ustedes, el elenco de Glee

Bueno, y si quieren que se les ponga la piel chinita ver el video original, vayan AQUÍ. Ahora sí prometo que están. Ah y dato random no. 1: esa página es lo que me salva en la escuela durante los momentos de aburrición. Dato random no. 2: ¡¡¡ya tengo i-pod!!! Sí, soy víctima del consumismo… pero es un consumismo útil 🙂

1 comentario

Archivado bajo Televisión, Trauma Musical

Confessions of a Gleek

¿Ya es lunes? La verdad es que durante las vacaciones pierdo un poco la noción del tiempo, y no me había dado cuenta de que ya había iniciado otra semana. Desde hace mucho quería hablar de mi nuevo trauma televisivo, el único que me queda. Así que como tiene que ver mucho con la música decidí cambiar el Lunes de trauma musical del día de hoy, por un post dedicado a esta serie que ha tenido muchísimo éxito: Glee.

¿De qué se trata Glee? Pues básicamente primero, nosotros latinos, debemos entender lo que es un Glee Club. Es más o menos como un grupo escolar que se reúne para presentar números de canto y baile. Es diferente al club de teatro porque ellos no actúan, sólo interpretan canciones  y les ponen coreografía. Precisamente esta serie trata de la formación de un nuevo Glee Club en la escuela McKinley, todo gracias al profesor Schuester quien en sus años jóvenes había sido parte del exitoso grupo.

Sin embargo, como los tiempo han cambiado, ahora a los chicos ya no parece interesarles ser parte de tal club. Bueno, a casi todos los chicos… a los chicos “normales”. Es por eso que se terminan inscribiendo los “geeks”, “losers”, “nerds” de la escuela. Tienen potencial, pero les hace falta recorrer un muy largo camino. Así que en resumidas cuentas, de eso se trata Glee: de cómo van evolucionando los integrantes y allegados del club, mientras lidian con sus propios problemas. Porque recordemos que es una serie adolescente, ¿qué sería de ella sin “problemas”?

Creo que lo que más le ha llamado la atención al público y a la crítica es que es una antítesis de otros programas similares. Sí, ya lo dije, es una serie adolescente, pero los problemas de los que habla y la forma en que los maneja es como todo lo contrario a digamos, High School Musical (es inevitable la comparación a primera vista). Un amigo que también ya es súper fan me dijo: “Esque este programa no se anda con tonterías… todo es muy cierto”.

 

Creo que de hecho, la esencia de Glee está en sus personajes. En un capítulo en el que apareció como invitada la talentosa Kristin Chenoweth, ella llegó, vio al Club y dijo: “Son como el peor comercial de Beneton que haya visto”. Beneton es famoso por poner diferentes razas y nacionalidades en sus anuncios, pa’que quede todo bien mezcladito. Y es que de verdad, si los vieran, uno pensaría que son lo bajo de lo bajo de la preparatoria, y que combinación de chico gay, galán de americano y porristas no puede llevar a nada bueno. Pero precisamente ahí prueban que no importa si eres alto, flaco, gordo, rubio o negro, si tienes talento no hay distinciones.

Está por ejemplo, la chica que teóricamente debería de ser la “popular” de la escuela, porque además de verdad lo intenta: Rachel. Es medio obsesiva, medio desesperante al principio y medio hartante algunas veces… pero cómo canta esa mujer. Creo que a estas alturas ya la amo un poco. También está el tipo guapo, capitán del equipo de americano: Finn. La porrista, novia del capitán del equipo de americano: Quinn. Si les digo, que aquí todo es como “cliché” pero en sentido irónico, porque realmente nunca siguen el papel que el estereotipo les marca. Y luego están los “losers”: Mercedes, Kurt, Tina y Arty. Poco a poco todos se van uniendo y apoyando entre ellos, aunque conservan ciertas diferencias que también le brindan humor a cada capítulo.

Debo decir que los adultos no se quedan atrás de ninguna manera. Sue Sylvester, la mala mala malota de la serie, es de esos personajes indispensables para que una serie siga adelante. Yo aún no me decido entre si la odio o la amo, porque de verdad es una “villana” genial. Emma, la psicóloga de la escuela, me da muchísima risa, también creo que es de los mejores personajes. Y bueno, Mr. Schue es puro carisma, no puedo decir más.

 

Además, como un plus están los número que interpreta el elenco a lo largo de los capítulos. Créanme que vale muchísimo la pena ver la serie desde el principio, para apreciar el cambio y la evolución del Club. Dentro del repertorio hay canciones clásicas como el famosísimo “Don’t Stop Believing”, pero también más nuevas, como “Take a Bow” o “Single Ladies”. Las coreografías son muy divertidas, y si les gustan los musicales, como a mí, creo que han encontrado su serie. Y si no son tan fans de este género, también se las recomiendo ampliamente, pues al final del día es una comedia, una comedia bien escrita y con personajes … diferentes a lo ordinario.

Para terminar, les dejo algunas de las interpretaciones que a mí más me han gustado. Es un rollo encontrarlas todas por los problemas de derechos de autor y eso, así que si quieren ver más, les recomiendo que se metan AQUÍ y ahí encontrarán casi  todas.

“Don’t Stop Believing”

“Somebody to Love”

Me confieso una auténtica “Gleek”. ¿Hay más gleeks por aquí?

2 comentarios

Archivado bajo Opiniones bla bla, Televisión, Trauma Musical