Archivo de la categoría: Opiniones bla bla

Ellen Page y su “asexualidad”

Admito que soy débil por eso que llaman “la belleza convencional”, promovida más que nada por la cultura televisiva y Hollywood. Sí, me gustan las mujeres con curvas, caras bonitas y arregladas bonito. Pero debo de confesar (o seguro ya lo sabían) que tengo unos gustos ñoños que superan a cualquier cosa. Me encantan las chavas que no se visten muy arregladas, que usan pantalones y sudaderas… y, oh, lentes. Amo los lentes. Y los lentes son cosa anti-sexy/geek por definición. O al menos eso eran.

Todo esto se los digo, porque hace como una semana me enteré que surgió una discusión acerca de la ropa que usa Ellen Page en la película Inception. El artículo dice, que el papel es el de la compañera “asexual”, y que mientras a Marion Cotillard la ponen toda sexosa con con ropa interios hermosa, para ser el atractivo visual, a Ellen la hacen parecer un niño. Así de mala onda. Obviamente, yo estoy en total desacuerdo. Pero al fin y al cabo son mis gustos. Lo que demuestra que en la cultura popular dominada por los hombres, para que se dijen en una mujer, tiene que estar vestida con ropa sexosa todo el tiempo.

Así que sólo quiero probar que hay gente que me apoya. Para hacer eso, les pondré primero la evidencia. Unas cuantas fotos de mi Ellen Page en la película Inception.

¿Está mal si este look en verdad me deja babeando?

¿Está mal si este look en verdad me deja babeando?

 Lo que procede ahora, es que ustedes, queridos lectores, participen en esta votación. (Sí lo sé, se nota que ya me quedé sin cosas que hacer xD) ¡Anden, díganme su opinión!

Ah, y sólo para que quede claro…. Marion Cotillard también es súper hot. Y más si la ponen de chica pseudo-ruda con pistolas y toda la cosa. Ya lo dije y lo diré cuando sea. Pero mi debilidad por Ellen Page simplemente supera todo xD.

6 comentarios

Archivado bajo Opiniones bla bla, Películas

No los odies, no los peles.

Aquí es cuando cuento hasta diez.

Ahora sí. Hace rato, en twitter, vi este artículo. Pueden leerlo, les recomiendo que lo hagan. En resumen, habla de muchos estudios que hicieron dos asociaciones/academias acerca de las personas homosexuales y cómo su orientación influye o no en el desarrollo de niños que crecen con padres/madres gay. Ellos dicen que sí afecta a los pequeños, en ámbitos psicológicos… y motrices y cognitivos. Paréntesis. WTF! ¿Entonces si eres hijo de una familia gay no puedes correr o qué pasa? ¿Qué habilidades motrices se refieren? Sólo es una duda.

También dicen que …. bueno, mejor se los pongo:

[…] concluyeron que 56 % de los criados en una familia formada por dos mujeres homosexuales, al ser adultos, creen que es muy posible tener una relación homosexual; 24 % tuvieron incidencia en tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo; 33% tuvieron algún tipo de atracción sexual por el mismo sexo.

Aquí, y aquí sólo es mi opnión, me remito a ese dicho de “todos los seres humanos somos bisexuales por naturaleza”. O bueno, más bien lo que yo siempre he creído, te enamoras de la persona, no del físico. Sea hombre, mujer o quimera, si estás enamorado no hay nada que hacer. Ahora, si te criaste en un ambiente en donde es perfectamente normal ver a personas del mismo sexo juntas, ¡pues obviamente que no le vas a ver ningún problema al hecho de estar con alguien de tu mismo sexo! Eso no significa que estés obligado a estar con una chica (si eres chica), o con un chico (si eres chico) sólo porque tus papás son gays. En otras palabras, no significa que si tienes dos mamás tengas que crecer gay. Sólo creces con una visión del mundo diferente. 

Y ahora, hay quienes me dirán, ¡pero esto es ciencia! ¡Es irrefutable!

En primer lugar, las ciencias del comportamiento, las humanidades siempre tienen que tener un tanto de subjetividad. No recuerdo quién dijo que ahí radica su esencia, porque estudian al ser humano… y no hay seres humanos iguales, ¿estamos de acuerdo? Si pierden la subjetividad, pierden su naturaleza. Con esto en mente es que puedo afirmar lo siguiente. Este tipo de estudios por supuesto que dependen de quién los haga. Sólo tomen en cuenta este artículo que menciona tanto estudios como el anterior, como estudios que dicen que un niño que crece con padres homosexuales no tendrá ningún cambio en su desarrollo. Es más, hasta será mejor. Acabo de leer acerca de uno que dice que niños así tienen mejores habilidades sociales y de interacción. Pero no recuerdo donde lo vi, si lo encuentro se los pongo.

A lo que voy es que no creo que nunca se puedan poner de acuerdo en cuanto a si afecta o no afecta. Ni los investigadores ni la gente. Si hacen un estudio para tratar de quitar la ley de matrimonio gay, pues obviamente los resultados indicarán lo que ya vimos en el primer artículo. Si hacen otros para promover una cultura pro-gay, pues evidentemente dirán que no hay problema.

Pero finalmente, no importa cuántos estudios se hagan, los homófobos van a seguir diciendo que somos desviados, que somos anormales, que tenemos traumas infantiles y que nuestra mamá no nos quiso; y claro, se van a remitir a los artículos que dicen lo que ellos creen, los demás no son ciencia. No creo que nunca lo entiendan hasta que les pase. Y como es poco factible que pase porque finalmente uno “nace, no se hace”, pues entonces estamos jodidos. La solución a todo es que el mundo ENTIENDA que ser gay no está mal. Si no está mal… let it be. Pero desafortunadamente, mientras esperamos ese día milagroso, la gente va a seguir estando en contra del matrimonio gay, de la adopción. Yo me voy a seguir enojando hasta estar al borde de las lágrimas. Y mi amiga me seguirá diciendo “no los odies, no los peles”.

Buen consejo.

9 comentarios

Archivado bajo Noticias, Opiniones bla bla

8 Buenas Razones para Ver Las Aparicio

10 es mucho, y 5 es muy poco. 13 es mi número favorito, pero volvemos al primer problema. En cambio, 8 está en medio y además era mi número cuando estaba en el equipo de basketball en mi escuela. Así qué ¿por qué no 8 razones?

Si alguien no se había dado cuenta, porque seguramente no me siguen en twitter *blink blink*, mi trauma televisivo del momento se llama Las Aparicio. ¿Ven que dije que quizá no lo iba a poder seguir completo y blah blah? Pues resulta que sí, las vacaciones te quitan muchas cosas que hacer durante el día, entonces básicamente en las noches no tengo nada que hacer, ni siquiera dormir porque eso lo hago como 10 horas antes durante el día. Pero en fin, he aquí una pequeña listilla, con razones que ustedes seguramente saben pero que quizá sirvan para convencer a aquello que aún no ven la serie.

1. Rafaela (Ma. del Carmen Farías). Ay esta es la abuelita que u odias o amas. No hay de otra. Es la clásica mamá que se mete en TODO lo que le pongas en el camino, y si no se puede, ella inventa una forma. Y probablemente dirías, pinche vieja metiche hartante. Pero noooo… porque si lo dijeras, probablemente serían tus #4palabrasantesdemorir LOL. La señora tiene pantalones, huevos o como le quieran llamar. Ella sabe cómo defender a su familia y a las personas que de verdad quiere. Hasta a la Mariana, pero ésa es otra historia. Como plus, tenemos su sentido del humor, que hace constante referencia a la muerte de los hombres de la familia, que aunque son chistes medio negros, ella los dice como si fueran cualquier cosa. Por eso #yoamoarafaela. Y punto (ay, deberíamos mandar a hacer playeras xD).

2. El matrimonio La amistad de Rafaela y Aurelia. Yo tengo una abuelita de 86 años. Ella SIEMPRE ha tenido una señora que le ayuda, tipo Aurelia. Cuando la señora se enfermó y le dijimos que era mejor que se fuera a descansar a su casa y le consiguiéramos a mi abuelita a alguien más. Ella contestó que no podía hacer eso, que su relación era como la de un matrimonio y cada vez se volvían más dependientes una de la otra. Justamente es eso lo que veo en estos dos personajes, una especie de relación cercana que viene como producto de la convivencia de añísimos. Aurelia, por supuesto, ha sido testigo de los eventos más significativos de la casa Aparicio, y me atrevería a decir que es quien guarda muchos secretos de la matriarca Aparicio. Las escenas entre las dos son bien chistosas, a veces una regaña a la otra y se critican entre ellas, pero todos sabemos que se quieren. Mucho.

3. Los lentes de Mercedes Aparicio. No sé si lo he comentado, pero confieso que mi debilidad son los lentes. No sé a qué se deba, pero si hay algo que me puede derretir es ver a una mujer primero sin lentes y luego con ellos. Un fetiche extraño que tengo. En la serie Mercedes (Ximena Rubio) acaba de perder a su esposo y decide ocupar su lugar en la firma de abogados a la que éste pertenecía. Y saben, eso no me podría importar menos si no fuera porque es en ese lugar de trabajo en donde ocupa sus lentes. Y sólo puedo decir… wow.

4. El negocio de Alma Aparicio. Ay, está bien padre, no se hagan. Se trata de un “negocio” (no sé cómo definirlo) que entrenar a hombres para que sirvan como “prostitutos” y ayuden a mujeres a subir su autoestima, cumplir sus fantasías o ambas a la vez. Yo sé, yo sé, quiten esa cara de “WTF?!”. Aquí es cuando uso una defensa válida para que no dejen de leer: “¿ya lo han probado?”. No sé, es algo que siempre me dice una amiga cuando la critico. El punto es que la idea se me hace muy fantasiosa pero también muy divertida, y la verdad es que me llama la atención.

5. Iliana (Paulina Gaitán). Yo la verdad, ni supe en qué momento apareció la chavita esta. Por lo que entendí, es la hija de Alma que se fue a vivir a EU y regresó totalmente cambiada y con un detalle que no iba para nada con la forma de vida de las Aparicio: era abstemia, célibe o como lo quieran llamar. Con eso yo me reí mucho porque da la casualidad de que Alma es su mamá (vea punto número 4.) y entonces con mucha razón ella se atacó completamente al enterarse de eso. Además, resulta que la niña es totalmente homófoba y no soporta a los gays ni nada que se le parezca. Lo peor es que su novio le inventó que él mismo era gay para cortarla. Diría que es “karma”, pero ya me cae medio bien. A mí me “gusta” este personaje porque es precisamente la parte que servirá para mostrar la intolerancia hacia los homosexuales que existe en la sociedad. Y estoy segura de que poco a poco iremos viendo un cambio en la personalidad e ideas de Iliana, hasta que grite: ¡Vivan los fruti-lupis!

6. La amistad Julia-Mariana. Yo sé que es difícil imaginar a estas dos como “sólo amigas” (blah que nadie les crees eso), pero hagamos un esfuerzo. Las niñas son casi hermanas, han crecido prácticamente juntas y se apoyan incondicionalmente. Mariana es gay y a Julia no le importa en lo más mínimo. Julia es medio babosa y a Mariana tampoco le importa en lo más mínimo. La palabra que buscamos es: incondicionales. Además creo que en la serie han logrado retratar muy bien esta relación de amigas de hoy en día, que se hablan de “güey” y se dicen sus verdades así como van. Yo quiero una así.

7. ¡Dicen “lencha”! Remítanse a estos posts (éste y éste). El hecho de de que digan “lencha” y “buga” en televisión nacional se lo debemos a la hermana de Eréndira Ibarra (Mariana en el programa), quien escribe el guión de la serie. Me encanta que mencionen estas palabras porque son unas que muy pocas personas fuera del ambiente conocen, y nos dan un retrato más real de lo que es ser gay en México. Por eso mi emoción respecto a este tema :P.

8. Esta escena. Ahmm… duh.

En el primer capítulo salió esta escena, casi al final. Y de ahí a todos nos picaron. Es la razón por la que, al menos yo, empecé a seguirla, a chutarme 5 videos diarios de YouTube con el pendejo de Armando acostándose con todas, con la babosa de Julia diciendo que es “adicta a él”, con la pobre de Mariana haciendo videos para calmar su dolor, y con toda la familia haciéndose mensa acerca de lo que pasaba con las dos chicas. Ha pasado un poco más de un mes y aún no hay nada. Pero ustedes y yo sabemos que nuestra adicción es demasiado fuerte, que va a ser difícil que la dejemos de ver, y que  nos seguiremos repitiendo la frase mágica hasta que llegue el día en que todo sea feliz: “La paciencia será recompensada”.

8 comentarios

Archivado bajo Opiniones bla bla, Televisión

¿Cuánto durará la felicidad? y la teoría gay del Publimetro

Primero que nada, necesito dar crédito a mis fuentes. La verdad es que casi todo lo que sé acerca de las bodas gay en el D.F. y todos los dimes y diretes que han surgido alrededor de su aprobación ha venido de una cosita llamada Publimetro. Sí, ese periódico gratuito que se imprime en todo el mundo, y que regalan en mi escuela. Bueno, afuera de mi escuela, pero eso hace que 1 de cada 3 alumnos tenga un periódico y lo olvide en la segunda clase, lo que provoca que ese mismo periódico sea leído por al menos 3 personas más. Y por eso, casi todos los días, después de encontrármelo en mi salón de mate, lo leo.

La cosa es que siempre sale algo relacionado con las bodas gay en México. Bueno, excepto una semana. Se supone que hay una encuesta en la página de Publimetro en la que los lectores votan por el tema que NO quieren que aparezca durante una semana completa en la publicación. ¿Y qué creen? Hace como 2 semanas (o una, no recuerdo), el tema “ganador” fue el de las bodas gay. En ese momento me percaté de que en efecto, era un tema BASTANTE recurrente en el periódico ése. El lunes siguiente, la primera plana contenía la imagen de dos modelos vestidas de blanco, en una posición un tanto… cariñosa. La nota completa (ya adentro del periódico) era acerca de los diseñadores y vestidos para las bodas. Gays.

Así que yo me reí mucho, y le dije una teoría muy interesante  a una amiga: “Seguro el editor de esta cosa es gay. O algo por el estilo”. Y lo sigo pensando, porque de verdad, toda esta semana apareció algo relacionado con el temita. Digo, no tiene NADA de malo, es más, es hasta bueno para nosotros… pero yo me río de todo, y la situación me pareció muy chistosa. Nótese que noe stoy asegurando nada. Pero lo creo fervientemente.

Ahora, justo una de las noticia principales esta semana fue que (si no me equivoco, el jueves) se habían llevado a cabo las primeras bodas gay en esta ciudad. Síp, 5 parejas, si no me equivoco, se unieron legalmente en los lazos de matrimonio. Y por supuesto, todo es felicidad.

Lo que me preocupa es que todavía haya pleito acerca de esta cuestión. Peor aún, yo de verdad ODIARÍA que pasara lo queen California: aprueban el matrimonio entre personas del mimo sexo, y a los 8 meses lo prohíben con una maldita legislación injusta. Pero rogaremos que eso no pase. Porque ésta es la ciudad de la espe… oh, lo siento (chiste local). No, ya en serio, espero que no sea así, y que si algún día cuando yo tenga 45 años y he cambiado mi opinión acerca del matrimonio (gay o straight, lo que sea) no me tenga que ir a Europa a casarme.

1 comentario

Archivado bajo Opiniones bla bla, Somewhere over the Rainbow

Con todo respeto…

No-mames…

Pero… hay libertad de expresión, así que el tipo puede decir lo que se le pegue la regalada gana, aunque sean tonterías. Y tampoco estoy a favor de exagerar las cosas y decir que lo saquen del aire, pues es simplemente otra muestra de la ignorancia que aún se vive en nuestro país… y en el mundo.

Sad, but true.

7 comentarios

Archivado bajo Noticias, Opiniones bla bla, Somewhere over the Rainbow

“Felicidades por el decreto”

Ayer recibí un mensaje un poco confuso: “Felcidades por el decreto, justice be made :)”. Lo primero que me vino a la mente fue lo que me había comentado con mucha felicidad una amiga en la mañana: el gobierno del DF aprobó la adopción por parejas homosexuales. Yei, felicidad… pero en verdad me agarró de sorpresa porque no sabía ni que actualmente había dicha discusión. Después, en la noche (o en la mañana, no lo recuerdo pero sé que estaba medio dormida) oí en las noticias algo acerca del matrimonio gay. ¿Será?, fue lo que pensé. Más tarde salí con una amiga y caminamos bastante; pasamos por varios puestos de periódicos y noté que la mayoría tenían muchos colorcitos en su primera plana. Por fin, en el Starbucks al que fuimos, me acerqué a un periódico y leí “Aprueban matrimonio gay y adopciones”. Chan chan chaaan… “¡No manches, ¿ya viste?”, grité de inmediato.

Efectivamente, ahora la Ciudad de México es oficialmente un Whistler latino, o un Massachusets mexicano. Como comenté antes en un foro de por ahí (esque yo no me puedo quedar callada, como saben), a mí la verdad no me importa mucho el hecho de que me pueda casar o pueda adoptar hijos. Neh, esas cosas nunca han sido para mí… ni desde antes que sospechara nada. De todas formas, me da gusto que haya un avance de esa magnitud en la ciudad donde vivo.

Sin embargo hay algo que me preocupa. Como deben saber, la inciativa fue aprobada por el PRD, gracias a que tienen mayoría en la Asamblea. A mí no me agrada el PRD. Crecí panista, lo siento, aunque últimamente en verdad no hay a quien irle. Equis, la cosa es que el PRD me molesta muchísimo, me molesta que se aproveche muchas veces de la ignorancia de la gente y de sus necesidades para hacer actos aparentemente buenos que realmente ni siquiera benefician a la sociedad y sólo sirven para “quedar bien” y por supuesto, ganar popularidad. Sí, me considero liberal y todo, pero cuando se hacen cosas “liberales” sólo porque sí y sin considerar las consecuencias o sin una verdadera intención de que tengan un impacto, pues la verdad es que no me parece.

Y lo malo es que evidentemente esta no sólo mi opinión. Muchas, muchas personas ven este cambio como un simple acto populista. Además, como también entran las opiniones políticas acerca de cada partido, aquellos que estén en contra del PRD lo más probable es que estén en desacuerdo con esta ley y critiquen a los gays. No invento cosas. Véanlo por ustedes mismos, en la sección de comentarios de este artículo o en el foro de discusión.

Así que me da gusto que se haya aprobado la ley. Me da gusto que haya habido un cambio teóricamente favorable para nuestra comunidad. Sin embargo, como ya dije, me preocupa que esto haya sido una mera jugada política por parte de este partido y que en vez de beneficiarnos, haya perjudicado nuestra imagen ante la sociedad. Para mí no basta con un simple ley que la gente tiene que seguir, a mí me importa cambiar la mentalidad de la gente, quitar estereotipos, que dejen de haber comentarios ignorantes y provenientes de una evidente cultura mexicana tradicional, de mente cerrada y falta de información. El día que eso pase saltaré de alegría, mandaré miles de mensajes y hasta pensaré en casarme.

Y ahí es cuando ustedes dicen, “ajá, ¿y tu helado de qué lo quieres?”

1 comentario

Archivado bajo Noticias, Opiniones bla bla, Somewhere over the Rainbow

Confessions of a Gleek

¿Ya es lunes? La verdad es que durante las vacaciones pierdo un poco la noción del tiempo, y no me había dado cuenta de que ya había iniciado otra semana. Desde hace mucho quería hablar de mi nuevo trauma televisivo, el único que me queda. Así que como tiene que ver mucho con la música decidí cambiar el Lunes de trauma musical del día de hoy, por un post dedicado a esta serie que ha tenido muchísimo éxito: Glee.

¿De qué se trata Glee? Pues básicamente primero, nosotros latinos, debemos entender lo que es un Glee Club. Es más o menos como un grupo escolar que se reúne para presentar números de canto y baile. Es diferente al club de teatro porque ellos no actúan, sólo interpretan canciones  y les ponen coreografía. Precisamente esta serie trata de la formación de un nuevo Glee Club en la escuela McKinley, todo gracias al profesor Schuester quien en sus años jóvenes había sido parte del exitoso grupo.

Sin embargo, como los tiempo han cambiado, ahora a los chicos ya no parece interesarles ser parte de tal club. Bueno, a casi todos los chicos… a los chicos “normales”. Es por eso que se terminan inscribiendo los “geeks”, “losers”, “nerds” de la escuela. Tienen potencial, pero les hace falta recorrer un muy largo camino. Así que en resumidas cuentas, de eso se trata Glee: de cómo van evolucionando los integrantes y allegados del club, mientras lidian con sus propios problemas. Porque recordemos que es una serie adolescente, ¿qué sería de ella sin “problemas”?

Creo que lo que más le ha llamado la atención al público y a la crítica es que es una antítesis de otros programas similares. Sí, ya lo dije, es una serie adolescente, pero los problemas de los que habla y la forma en que los maneja es como todo lo contrario a digamos, High School Musical (es inevitable la comparación a primera vista). Un amigo que también ya es súper fan me dijo: “Esque este programa no se anda con tonterías… todo es muy cierto”.

 

Creo que de hecho, la esencia de Glee está en sus personajes. En un capítulo en el que apareció como invitada la talentosa Kristin Chenoweth, ella llegó, vio al Club y dijo: “Son como el peor comercial de Beneton que haya visto”. Beneton es famoso por poner diferentes razas y nacionalidades en sus anuncios, pa’que quede todo bien mezcladito. Y es que de verdad, si los vieran, uno pensaría que son lo bajo de lo bajo de la preparatoria, y que combinación de chico gay, galán de americano y porristas no puede llevar a nada bueno. Pero precisamente ahí prueban que no importa si eres alto, flaco, gordo, rubio o negro, si tienes talento no hay distinciones.

Está por ejemplo, la chica que teóricamente debería de ser la “popular” de la escuela, porque además de verdad lo intenta: Rachel. Es medio obsesiva, medio desesperante al principio y medio hartante algunas veces… pero cómo canta esa mujer. Creo que a estas alturas ya la amo un poco. También está el tipo guapo, capitán del equipo de americano: Finn. La porrista, novia del capitán del equipo de americano: Quinn. Si les digo, que aquí todo es como “cliché” pero en sentido irónico, porque realmente nunca siguen el papel que el estereotipo les marca. Y luego están los “losers”: Mercedes, Kurt, Tina y Arty. Poco a poco todos se van uniendo y apoyando entre ellos, aunque conservan ciertas diferencias que también le brindan humor a cada capítulo.

Debo decir que los adultos no se quedan atrás de ninguna manera. Sue Sylvester, la mala mala malota de la serie, es de esos personajes indispensables para que una serie siga adelante. Yo aún no me decido entre si la odio o la amo, porque de verdad es una “villana” genial. Emma, la psicóloga de la escuela, me da muchísima risa, también creo que es de los mejores personajes. Y bueno, Mr. Schue es puro carisma, no puedo decir más.

 

Además, como un plus están los número que interpreta el elenco a lo largo de los capítulos. Créanme que vale muchísimo la pena ver la serie desde el principio, para apreciar el cambio y la evolución del Club. Dentro del repertorio hay canciones clásicas como el famosísimo “Don’t Stop Believing”, pero también más nuevas, como “Take a Bow” o “Single Ladies”. Las coreografías son muy divertidas, y si les gustan los musicales, como a mí, creo que han encontrado su serie. Y si no son tan fans de este género, también se las recomiendo ampliamente, pues al final del día es una comedia, una comedia bien escrita y con personajes … diferentes a lo ordinario.

Para terminar, les dejo algunas de las interpretaciones que a mí más me han gustado. Es un rollo encontrarlas todas por los problemas de derechos de autor y eso, así que si quieren ver más, les recomiendo que se metan AQUÍ y ahí encontrarán casi  todas.

“Don’t Stop Believing”

“Somebody to Love”

Me confieso una auténtica “Gleek”. ¿Hay más gleeks por aquí?

2 comentarios

Archivado bajo Opiniones bla bla, Televisión, Trauma Musical