Archivo mensual: enero 2010

¿Felicidad?

Antier pasó algo. Creo que es el suceso más grande del último año en mi vida.

El viernes vinieron unas amiga, incluida mi “chica”. Nos pusimos a tomar y a platicar. Cuando me di cuenta yo estaba en mi cuarto, luz apagada,  con la susodicha. No pregunten. Oí que la puerta de mi madre se abrió. Yo corrí abajo, le dije a ella que se esperara y después saliera.

Bajé. Mis amigas se burlaron de mí. Entonces oí un grito bastante furioso: “¡Suuuube! ¡Ahoraaaa!”. Subí. “¿Qué estabas haciendo encerrada en tu cuarto con ella?” Me reí, inventé una mentira. Conversación que no recuerdo… y la frase que lo desencadenó todo: “Es que no quiero que te enteres…”, le dije. “¿De qué?”, me preguntó. “De que soy gay”.

Ya lo sabía.

Lágrimas, regaño por ser estar ebria, más regaño por estar ebria. Consolación.

Salí y le dije a la susodicha (mi chica): “Ya sabe… se enteró… y me quiere”. Básicamente eso lo resume.

Y lo cuento de esta manera porque de verdad en mi cabeza así está, como pequeños fragmentos de conversaciones y acciones alternadas con lagunas mentales producto de a) el alcohol, b) el estado emocional, o c) ambas.

Así que oficialmente… mis papás saben. Qué fuerte.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Somewhere over the Rainbow

Un día..

Para hacer la espera un poco menos pesada….

1 comentario

Archivado bajo Televisión

Lunes de trauma musical: Jump in

28 menos 25, es igual a… 3. Ja, siempre me dijeron q las matemáticas eran lo mío xD. Tres. Un número primo, lindo y toda la cosa. Pero hoy cobra un significado muy especial. Resulta que hoy es 25 y este jueves será 28… ¿saben qué pasa este jueves? Oh sí… ¡¡¡¡Skins!!!!!

Mi serie favorita. LA serie británica adolescente. La serie favorita de muchas chicas gays. La serie donde nació la leyenda da Naomily. Sip, la cuarta temporada de Skins se estrena (en Inglaterra) este jueves. Eso significa que probablemente para el sábado ya todas la hayamos visto y estemos comentando acerca de ella. Digo, es una posibilidad.

Así que, como este blog prácticamente nació (o se hizo) gracias a dichosa serie, el trauma de esta semana debía forsozamente relacionarse con Skins. O con Naomily. O con ambas, duh.

Hay una canción que aparece en el 6to episodio de la tercera temporada. Ey, el de Naomi, y para muchos, uno de los mejores. Bueno, pues la canción. ¿Recuerdan esa parte en la que Naomi le llama a Ems y le dice “Vamos a cualquier lado… a donde sea” o algo por el estilo? Seguida de esa escena va una secuencia en la que se ve a las chicas andando en bicicleta por un campo hermoso, riendo y básicamente siendo muy felices. Ah, y hay un fondo musical. Sí, el fondo musical es el trauma de la semana: Jump in.

Se me hace una canción muy feliz. En extremo, diría yo. Es como juguetona y creo que va perfecto con el momento en el que suena durante la serie. Y pues evidentemente cada vez que la escucho me acuerdo de esta pareja y lo hermoso que fue ese capítulo (que por cierto he visto, sin exagerar, unas 8 veces).

Así que… sin más preámbulos, los dejo con High Places… (ni idea de quiénes sean pero eso decía la información xD)

P.S. cuenta regresiva… ¡3 días gente!

4 comentarios

Archivado bajo Televisión, Trauma Musical

5 de febrero

Y éste es otro post acerca de una película que quiero ver desesperadamente y que tal vez nunca vea. Neh… digo, podría ser el caso, si fuera alguna otra película. Pero gente, se trata de nada más y nada menos que… Whip it! Sí, la que protagoniza mi amada Ellen Page, o mejor conocida en este blog como el crush de los crushes de namezne.  Ya había hablado de la dichosa película, hace muuucho tiempo. Por ahí del 2 de octubre, fecha en la que se estrenó en E.U. Y si no se acuerdan de eso, estoy segura de que sí recuerdan las fotos promocionales donde salía tanto mi querida Ellen como la directora de Whip it!,  Drew Barrymore. ¿Ya?

El punto es que hace como un mes se me ocurrió buscar si algún día dicha película llegaría a México. Porque vamos, octubre, noviembre, diciembre, enero… ¡han pasado más de 4 meses! Casi me doy un tiro cuando encontré esta nota, en la que decían que veían muy difícil que la película llegara a salas mexicanas, debido a que no le fue muy bien en taquilla en E.U. Aclaremos, que eso no significa que no haya recibido excelentes críticas, porque de hecho le fue batante bien en ese ámbito. La cosa es que la notica no era muy difícil de creer, porque las películas tipo indie y sin mucha mercadotecnia no llegan tan fácilmente a nuestro país. Así que lloré.

Ya me estaba resignando a tener que pedirla en DVD por Amazon o algo así. Sin embargo, ayer fui al cine a ver Up in the Air, muy buena por cierto. Para salir de la sala en ese cine tienes que pasar por un pasillo gigante donde hay posters de muchas películas que se van a estrenar. De repente, mientras iba pensando en la película que acababa de ver y en lo deprimía que me sentía, volteé a mi derecha y vi una cara conocida, unos colores conocidos y finalmente… un nombre que hizo mi corazón saltar: Ellen Page.  Y claro, era Ellen Page vestida de chica roller derby, con su casco verde y todo el atuendo de su equipo. Luego vi el título: Chicas sin Freno. Próximamente.

No pude encontrar el póster en español, pero imagínenlo jeje

Creo que me dio un pequeño ataque, porque empezé a saltar como loca y a “pegarle” a mi hermana. La gente me vio muy feo, pero a mí nada me importaba. Ese póster significaba que en efecto, iba a llegar a salas mexicanas… pronto. Así que con esa noticia en mente terminé mi día, o sea ayer. Hoy, hace rato busqué la fecha de su estreno. ¿Y qué creen? La encontré muajaja. 5 de febrero, gente. Viernes, por supuesto. Ya aparté la fecha en mi calendario y juro por lo que sea que ésta SÍ la veré. Más bien, la TENGO que ver. Es Ellen Page, porrrr diosss.

6 comentarios

Archivado bajo Películas

Lunes… o martes, de trauma musical: Back in your head

Deberán disculpar a su humilde servidora, queridos lectores, pero la escuela en verdad te consume y a veces hasta te quita la inspiración. Pero… el trauma musical no podía faltar, porque la vida no es lo mismo sin música, ¿cierto?

Alguna vez hablé del dueto canadiense Tegan & Sara, dos hermanas gemelas que cantan música indie. Su estilo me gusta bastante, así que un día decidí ir más allá de las 5 canciones que tenía de ellas y obtuve otras cuantas. Entre ellas estaba la canción en cuestión, Back in Your Head. De hecho, creo que primero escuché la versión de DJ Tiesto en remix, por supuesto. El punto es que me gustó muchísimo, y el corito… para variar (porque eso pasa generalmente en las canciones de T&S) era pegajosísimo.  Así que después escuché la versión original y supongo que también me agradó. Digo que “supongo” porque poco tiempo después mi iTunes murió y ya no me dejaba escuchar esas y otras tantas canciones.

Fue hasta el fin de semana pasado cuando mi hermana me pidió que le pasara canciones a su ipod (maldita, ella sí tiene ipod y yo no…) que por fin me puse a rescatar mi biblioteca… y ahí aparecieron otra vez las hermanas gemelas. Escuché nuevamente Back in Your Head y de verdad me encantó, sobre todo la melodía. El tonito de la introducción no me lo he podido sacar de la cabeza…  Yo sé, puede parecer un poquitín simple, hasta un tanto lúdica quizá, pero creo que eso es el chiste de su estilo. Es “simple”, o al menos así se escucha, pero con un toque fresco, renovado, que no es lo mismo que sueles escuchar en la radio.

La letra… lo admito, aún no puedo decir con certeza de qué se trata. Sin embargo… supongo que debe de hablar de las relaciones y perdones, y blah blah. En este momento no tengo mucha cabeza para eso, así que ustedes pueden sacar sus propias conclusiones.

Así que, sin más palabras, les dejo mi trauma musical de la ocupada horrible semana. Con ustedes, Tegan & Sara

P.S. NUEVE  días para Skins!!!! Deberíamos hacer como una cuenta regresiva o algo así, ¿no? “¿qué tal postear todos los días, namezne?” Sí sí, sería lo más genial…

1 comentario

Archivado bajo Trauma Musical

Lunes de trauma musical: Por tu amor

Para que no digan que aquí no hay versalitilidad.

Como que de repente, he de confesar, me dan mis momentos un tanto… gruperos/salsa/duranguense/ese-tipo-de-música-que-a-algunos-les-da-pena-aceptar-que-les-gusta. Y no, evidentemente no tiene NADA de malo, sólo que lo estoy diciendo por algunos amigos que dicen que esa música es “suuper naca” y blah blah. La verdad es que a mí me parece buenísisisisisima, y realmente me divierte mucho.

Digo, no me considero conocedora… pero me sé una que otra, y por supuesto tengo mis preferidas. Una de ellas es precisamente, el trauma musical de esta semana. Yo sufrí un poco encontrando el nombre de esta canción, porque yo asumía que se llama “Por tu amor” o algo por el estilo, pero cuando la busqué en YouTube para ver si sí era, me apareció una tipo córtate-las-venas, más balada que duranguense. Yo, muy confundida, la volví a buscar desesperadamente, hasta que desistí. Hasta hace unas semanas que por alguna razón me la encontré… esta vez la versión correcta.

Y últiamente estoy de melosa, así que también es como de las  canciones que van de acuerdo a mi mood :). Los dejo con esto que son… Los Alacranes Musicales  (olvidé mencionar que me dan mucha risa algunos nombres de estos grupos LOL)…

Feliz regreso a clases/trabajo a todos/as 🙂

1 comentario

Archivado bajo Trauma Musical

Los años nones

Desde hace tiempo, me puse a pensar en los últimos años de mi vida. Tal vez, más específicamente, lo que va desde que tenía 13 años para acá. No sé si ya lo he platicado por aquí, pero para mí, los 13 años fueron como el parteaguas… marcaron un antes y un después.

A esa edad como que empezé a salir de mi burbujita, me llevé con la gente más normal y me dejé de preocupar tanto por cosas que (ahora veo) no eran tan importantes. Pero aún más importante… fue justo a los trece cuando empezé a cuestionar mi orientación. Pista: fue gracias a Shane… y Carmen, por supuesto. Pero eso… creo que también ya lo había dicho, y si no, no es tema de este post.

La cosa es que desde ahí mi vida cambió radicalmente. Durante un año traté de encontrarme a mí misma, mi verdadera identidad, y en el camino cometí muchas estupideces que también han marcado mi vida.

Luego, como es lógico, vinieron los 14. Para ser sincera, más recuerdo esa edad como un año de transición. Aún no estaba muy segura de ser gay, pero creo que en ese momento dejó de importar un poco. Simplemente me di cuenta de que vivía aislada del mundo real (comunmente se le llama: “secundaria”) y las posibilidades de salir rápido de ahí eran mínimos.

Ahora, los 15, vaya que fueron interesantes. Estamos hablando de mis últimos meses en secundaria, cuando mi desesperación por salir de ahí era inmensa. Ya no soportaba a la gente, volvía a entrar en crisis existencial, blah blah blah. Y entonces: la prepa. Debo decir que los primeros meses fueron casi tan aburridos como los anteriores, hasta que entré a basket y ¡pum! todo cambió. A esta edad tuve lo que yo considero como mi primer beso, por cierto. Y también marcó el inicio de una larga y complicada relación, je.

Así que yo decía que los “años nones” eran los interesantes. Sólo por experiencia propia. Supongo que los 16 fueron una excepción, porque también pasaron cosas MUY INTERESANTES, aunque yo sigo considerando que todo fue gracias a que me adelanté un poco a mi edad. Así que no cuenta :P.

Pero ahora, por fin dejé los 16, hace siete días para ser exactos. Síp, ahora tengo 17 años. Y no voy a mentir, creo que es el número que más me gusta. Primo… igual que el 13… debe significar algo, ¿no? Bueno, son sólo supersticiones mías, claramente. Pero en verdad este tipo de cosas significan bastante para mí, así que no es sorpresa que esté un poco ansiosa por ver qué me depara el siguiente año.  Espero que cosas interesantes

¿Qué tan loca creen que estoy?

2 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life...