Archivo mensual: diciembre 2009

“Felicidades por el decreto”

Ayer recibí un mensaje un poco confuso: “Felcidades por el decreto, justice be made :)”. Lo primero que me vino a la mente fue lo que me había comentado con mucha felicidad una amiga en la mañana: el gobierno del DF aprobó la adopción por parejas homosexuales. Yei, felicidad… pero en verdad me agarró de sorpresa porque no sabía ni que actualmente había dicha discusión. Después, en la noche (o en la mañana, no lo recuerdo pero sé que estaba medio dormida) oí en las noticias algo acerca del matrimonio gay. ¿Será?, fue lo que pensé. Más tarde salí con una amiga y caminamos bastante; pasamos por varios puestos de periódicos y noté que la mayoría tenían muchos colorcitos en su primera plana. Por fin, en el Starbucks al que fuimos, me acerqué a un periódico y leí “Aprueban matrimonio gay y adopciones”. Chan chan chaaan… “¡No manches, ¿ya viste?”, grité de inmediato.

Efectivamente, ahora la Ciudad de México es oficialmente un Whistler latino, o un Massachusets mexicano. Como comenté antes en un foro de por ahí (esque yo no me puedo quedar callada, como saben), a mí la verdad no me importa mucho el hecho de que me pueda casar o pueda adoptar hijos. Neh, esas cosas nunca han sido para mí… ni desde antes que sospechara nada. De todas formas, me da gusto que haya un avance de esa magnitud en la ciudad donde vivo.

Sin embargo hay algo que me preocupa. Como deben saber, la inciativa fue aprobada por el PRD, gracias a que tienen mayoría en la Asamblea. A mí no me agrada el PRD. Crecí panista, lo siento, aunque últimamente en verdad no hay a quien irle. Equis, la cosa es que el PRD me molesta muchísimo, me molesta que se aproveche muchas veces de la ignorancia de la gente y de sus necesidades para hacer actos aparentemente buenos que realmente ni siquiera benefician a la sociedad y sólo sirven para “quedar bien” y por supuesto, ganar popularidad. Sí, me considero liberal y todo, pero cuando se hacen cosas “liberales” sólo porque sí y sin considerar las consecuencias o sin una verdadera intención de que tengan un impacto, pues la verdad es que no me parece.

Y lo malo es que evidentemente esta no sólo mi opinión. Muchas, muchas personas ven este cambio como un simple acto populista. Además, como también entran las opiniones políticas acerca de cada partido, aquellos que estén en contra del PRD lo más probable es que estén en desacuerdo con esta ley y critiquen a los gays. No invento cosas. Véanlo por ustedes mismos, en la sección de comentarios de este artículo o en el foro de discusión.

Así que me da gusto que se haya aprobado la ley. Me da gusto que haya habido un cambio teóricamente favorable para nuestra comunidad. Sin embargo, como ya dije, me preocupa que esto haya sido una mera jugada política por parte de este partido y que en vez de beneficiarnos, haya perjudicado nuestra imagen ante la sociedad. Para mí no basta con un simple ley que la gente tiene que seguir, a mí me importa cambiar la mentalidad de la gente, quitar estereotipos, que dejen de haber comentarios ignorantes y provenientes de una evidente cultura mexicana tradicional, de mente cerrada y falta de información. El día que eso pase saltaré de alegría, mandaré miles de mensajes y hasta pensaré en casarme.

Y ahí es cuando ustedes dicen, “ajá, ¿y tu helado de qué lo quieres?”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Noticias, Opiniones bla bla, Somewhere over the Rainbow

Lunes de trauma musical: Words don’t come easy

Hace poco, una persona me dijo que ella prefería expresarse por medio de cartas, porque ahí de verdad ponía un poco más en claro lo que quería decir, o en este caso, lo que sentía por su otra persona. En cambio, yo le dije que a mí me costaba menos trabajo expresarme cuando hablaba, porque cuando escribía como que divagaba mucho (duuh!).  También le comenté que con todas las canciones que ella conocía casi casi tenía una para cada situación, y sabía aplicar las letras de manera muy correcta. “De alguna forma tenía que sustituir mi torpeza en el lenguaje hablado”, fue lo que me contestó.

No me van a dejar mentir, cuando te gusta una persona o cuando odias a alguien muchísimo, si escuchas una canción que hable de una situación similar, casi siempre te identificas bastante.  Y entonces piensas en dedicarle dicha canción a esa persona especial, porque aunque sea en una estrofa logra expresar completamente lo que sientes. Bueno, al menos a mí me pasa eso. Sí, dije que me es más fácil hablar y hacerme a entender, pero aún así no creo que transmita la idea completa. Últimamente lo he experimentado mucho. Son de esas veces que quieres hacerle entender a alguien lo que sientes, de una manera tan desesperada que tú solito te enredas en tus pensamientos.

Así que justo por eso, esta canción es el trauma musical del día de hoy. Eso y que la escuché ayer en la noche y no me la he podido sacar de la cabeza, je. Este tema es realmente simple. De hecho creo que todo el tiempo dice las mismas 4 oraciones, pero ¿a quién le importa por diosss? Como la mayoría de las canciones ochenteras, la clave está en tener una letra simple, con una melodía muy pegajosa. Y precisamente habla de cómo le cuesta expresar lo que siente con palabras… y esa canción es la única forma que ha encontrado de decirle “te amo”. Es el poder de la música, no hay más.

Así que, con ustedes… F.R. David

Deja un comentario

Archivado bajo Trauma Musical

2010… ¡Llega ya!

Ayer pasó algo muy divertido. No tenía absolutamente nada que hacer de 5 de la tarde a 7 de la noche, así que me puse a jugar Guitar Hero y luego a divagar en la computadora. Entonces encontré algo que decía The Runaways. Trailer de The Runaways. En verdad no pude contener mi emoción. Pero por alguna razón, seguí explorando un poco y encontré que también estaba el trailer de “Alicia en el País de las Maravillas”, de Tim Burton. Y unos minutos después, en otra página, me encontré con el primer trailer de la segunda película de “Iron Man”.

Enloquecí un poco, más después de verlos. Es decir, ¡son de las películas que más he estado esperando desde que se anunciaron! Luego le dije a una amiga, ¿por qué hoy? Se me hizo una coincidencia muy bizarra, pero me alegró bastante el día. Cabe resaltar que todas las películas se estrenan en el 2010 (obviamente, pues el 2009 está a dos de terminar) así que sólo alimentaron mis ansias para que ya empieze el nuevo año.

Así que les dejo los 3 trailers (suena a trabalenguas LOL) a ver qué les parecen. En primera tenemos a las señoritas Stewart y Fanning, vestidas de rockeras y actuando de chicas malas. Debo decir que me gustó… de verdad espero que la película esté bien o saldré realmente decepcionada.

“The Runaways”. Estreno: 19 de marzo (EU).

Luego, “Alicia en el País de las Maravillas”. Tengo 3 palabras: es. Tim. Burton. Una historia así con el toque de este director debe de dar algo medianamente bueno, por lo menos, ¿no creen?

“Alice in Wonderland”. Estreno: 5 de marzo.

Y por último, “Iron Man 2”. Confieso que la primer me encantó, y la vi como 3 veces. En ésta tenemos un plus, y se llama Scarlett Johansson. De pelirroja. Pateando traseros. Sí sí, la historia y los efectos también son buenos pero vamos…

“Iron Man 2”. Estreno: 7 de mayo

Paciencia, recuerden… paciencia.

1 comentario

Archivado bajo Noticias, Películas

Confessions of a Gleek

¿Ya es lunes? La verdad es que durante las vacaciones pierdo un poco la noción del tiempo, y no me había dado cuenta de que ya había iniciado otra semana. Desde hace mucho quería hablar de mi nuevo trauma televisivo, el único que me queda. Así que como tiene que ver mucho con la música decidí cambiar el Lunes de trauma musical del día de hoy, por un post dedicado a esta serie que ha tenido muchísimo éxito: Glee.

¿De qué se trata Glee? Pues básicamente primero, nosotros latinos, debemos entender lo que es un Glee Club. Es más o menos como un grupo escolar que se reúne para presentar números de canto y baile. Es diferente al club de teatro porque ellos no actúan, sólo interpretan canciones  y les ponen coreografía. Precisamente esta serie trata de la formación de un nuevo Glee Club en la escuela McKinley, todo gracias al profesor Schuester quien en sus años jóvenes había sido parte del exitoso grupo.

Sin embargo, como los tiempo han cambiado, ahora a los chicos ya no parece interesarles ser parte de tal club. Bueno, a casi todos los chicos… a los chicos “normales”. Es por eso que se terminan inscribiendo los “geeks”, “losers”, “nerds” de la escuela. Tienen potencial, pero les hace falta recorrer un muy largo camino. Así que en resumidas cuentas, de eso se trata Glee: de cómo van evolucionando los integrantes y allegados del club, mientras lidian con sus propios problemas. Porque recordemos que es una serie adolescente, ¿qué sería de ella sin “problemas”?

Creo que lo que más le ha llamado la atención al público y a la crítica es que es una antítesis de otros programas similares. Sí, ya lo dije, es una serie adolescente, pero los problemas de los que habla y la forma en que los maneja es como todo lo contrario a digamos, High School Musical (es inevitable la comparación a primera vista). Un amigo que también ya es súper fan me dijo: “Esque este programa no se anda con tonterías… todo es muy cierto”.

 

Creo que de hecho, la esencia de Glee está en sus personajes. En un capítulo en el que apareció como invitada la talentosa Kristin Chenoweth, ella llegó, vio al Club y dijo: “Son como el peor comercial de Beneton que haya visto”. Beneton es famoso por poner diferentes razas y nacionalidades en sus anuncios, pa’que quede todo bien mezcladito. Y es que de verdad, si los vieran, uno pensaría que son lo bajo de lo bajo de la preparatoria, y que combinación de chico gay, galán de americano y porristas no puede llevar a nada bueno. Pero precisamente ahí prueban que no importa si eres alto, flaco, gordo, rubio o negro, si tienes talento no hay distinciones.

Está por ejemplo, la chica que teóricamente debería de ser la “popular” de la escuela, porque además de verdad lo intenta: Rachel. Es medio obsesiva, medio desesperante al principio y medio hartante algunas veces… pero cómo canta esa mujer. Creo que a estas alturas ya la amo un poco. También está el tipo guapo, capitán del equipo de americano: Finn. La porrista, novia del capitán del equipo de americano: Quinn. Si les digo, que aquí todo es como “cliché” pero en sentido irónico, porque realmente nunca siguen el papel que el estereotipo les marca. Y luego están los “losers”: Mercedes, Kurt, Tina y Arty. Poco a poco todos se van uniendo y apoyando entre ellos, aunque conservan ciertas diferencias que también le brindan humor a cada capítulo.

Debo decir que los adultos no se quedan atrás de ninguna manera. Sue Sylvester, la mala mala malota de la serie, es de esos personajes indispensables para que una serie siga adelante. Yo aún no me decido entre si la odio o la amo, porque de verdad es una “villana” genial. Emma, la psicóloga de la escuela, me da muchísima risa, también creo que es de los mejores personajes. Y bueno, Mr. Schue es puro carisma, no puedo decir más.

 

Además, como un plus están los número que interpreta el elenco a lo largo de los capítulos. Créanme que vale muchísimo la pena ver la serie desde el principio, para apreciar el cambio y la evolución del Club. Dentro del repertorio hay canciones clásicas como el famosísimo “Don’t Stop Believing”, pero también más nuevas, como “Take a Bow” o “Single Ladies”. Las coreografías son muy divertidas, y si les gustan los musicales, como a mí, creo que han encontrado su serie. Y si no son tan fans de este género, también se las recomiendo ampliamente, pues al final del día es una comedia, una comedia bien escrita y con personajes … diferentes a lo ordinario.

Para terminar, les dejo algunas de las interpretaciones que a mí más me han gustado. Es un rollo encontrarlas todas por los problemas de derechos de autor y eso, así que si quieren ver más, les recomiendo que se metan AQUÍ y ahí encontrarán casi  todas.

“Don’t Stop Believing”

“Somebody to Love”

Me confieso una auténtica “Gleek”. ¿Hay más gleeks por aquí?

2 comentarios

Archivado bajo Opiniones bla bla, Televisión, Trauma Musical

Certeza

Ayer fue como la “despedida” de una maestra que este semestre renunció a la escuela. Debo admitirlo, a pesar de todo lo que pueda decir en el siguiente post, o las cosas que me queje de ella… no fue sólo una maestra para mí. Es decir, influyó en mi vida bastante, y hace casi un año me proporcionó cierta confianza que en verdad necesitaba. Pero vamos, que ésa es otra historia. La cosa es que ayer  fuimos a comer pollo a su  casa, unas amigas, mi “chica” y yo. Nótese que todos mis amigos la llaman “mi chica”, así que ya se me pegó, je.

Ahora un poco de contextualización: la maestra, o ex-maestra en cuestión sabe de mí. Se enteró hace como un año, cuando leyó algo que escribí. Ja, tenía que ser mi profesora de lengua. Nunca comentamos mucho al respecto, más que nada porque ella no tienen ningún problema con el hecho, así que como dirían mis amigos, le da equis. Además, es el sinónimo de liberalidad. Digo, tiene como 25 años entonces pertenece más a nuestra generación que a la de los demás maestros.

Sin embargo, que lo aceptara no necesariamente significaba que lo creyera. Resulta que a principio de semestre unos amigos me contaron que hablaron con ella y les dijo algo así como que a nuestra edad no podíamos afirmar nada seguro acerca de nuestra orientación sexual. Un amigo le dijo que yo sí estaba segura, y ella sólo hizo cara de “seeeh”. Ayer que fuimos a comer, lo volvió a mencionar. Ella dijo que qué ibamos a saber del mundo, que cómo podíamos tomar esa decisión a esta edad, que ella había tenido amigos que blah blah. En pocas palabras, me dijo que podía simplemente estar viviendo una etapa. Nótese que odio la palabra etapa.

La verdad no sé por qué me enojé tanto después. Pudo haber sido por el hecho de que ahí estaba yo, abrazando a otra chica, y lo tomé como que lo que ella dijo es que eso no era real. O también, y a esa conclusión llegué después de mucho reflexionar, pudo haber sido que de si algo estoy segura en esto momento de mi vida, es de que me gustan las niñas. Y saben, en verdad me tardé mucho en descubrirlo, en decirlo en voz alta, en aceptarlo, en darme cuenta y en analizar todas las implicaciones que eso tendría. No te haces, naces. Que lo descubras a los 20 años, a los 42 o a los 12 no tiene nada que ver con eso, sino con el ambiente en el que vives. O eso es lo que creo yo.

Así que no creo justo que me venga a hablar de seguridades e inseguridades sólo porque tiene amigos que “cambiaron de equipo”. Y además, yo lo he dicho: estoy abierta a las posibilidades. Se lo dije. De alguna forma estaba etiquetando… y eso también me molestó.

Pero vamos, ya pasó, ya no la voy a ver todos los días y lo que ella haya dicho teóricamente no me tendría que afectar. En este momento, según yo, estoy viviendo algo real, algo feliz Y real. Lo que pueda pasar en 20 años… en este momento honestamente no me importa.

2 comentarios

Archivado bajo 'Cause it's my life..., Opiniones bla bla, Somewhere over the Rainbow

Celebrity Crush Day: Dakota Fanning

¿Les confieso un secreto? A pesar de lo mucho que he dicho acerca de las películas de la saga de Crepúsculo, ya fui a ver New Moon por segunda vez. Ups. Pero vamos,  tengo mis razones. Para empezar, aclaremos que la primera vez que la vi me sentía un poco mal, y realmente no disfruté mucho la película.Y además, ¿quién perdería la oportunidad de ver a la señorita Kristen Stewart por 3 horas en una pantalla gigante dos veces? Ya ven, nadie levantó la mano.

Pero recordemos que hace poco ya había hecho un Celebrity Crush de ella. Y no es que repetir sea malo, pero hay que darle un poco de originalidad al asunto, ¿no creen? Así que me puse a pensar en cuál era mi segunda razón para volver a ver la película No fue difícil, créanme. Y sí, sólo apareció como medio segundo… pero realmente anticipé esta corta participación, y cuando por fin llegó, sólo pude gritar en mi mente: “WOW!”. Lástima que el cine siempre está lleno de pequeñas niñas straight que gritan sólo cuando Jacob y Edward parpadean. Pero equis, ésa es otra historia.

Yo estoy hablando de Dakota Fanning, gente. A ella más que nada la admiro. Se me hace una de las actrices jóvenes con más futuro en la industria. Parece ser muy inteligente, algo que se puede ver en sus entrevistas, donde guarda la compostura pero no deja de tener una actitud de niña de su edad. Buena la combinación.

Yo recuerdo que la vi por primera vez en la clásica I am Sam, junto con el grandioso Sean Penn (o señor plumas, como lo llama una amiga). Sobra decir que la película me conmovió muchísimo, y gran parte de ello fue gracias a la actuación de Dakota, que en ese tiempo apenas tenía unos 8 años. Y quién no haya llorado con esa película no tiene corazón, lo he dicho. Desde ahí se veía que tenía talento, o bueno, al menos eso dicen los críticos xD. En sus siguientes películas obviamente hizo papeles de niña. Pero fue hasta hace algunos años que empezó su “transición” a filmes más adultos. Y no piensen mal por favor.

Sus últimas películas incluyen War of Worlds, Man on Fire, Push y claro, New Moon. Yo no he visto Push, pero creo que ahora en vacaciones tendré oportunidad de hacerlo. Realmente fue hasta como hace dos años que apareció en la alfombra roja de una película o de unos premios, o algo así, que todo mundo dijo “Oh por dios, ya creció”. Y pensar que sólo tiene 15 años. Je, digo, es sólo un año más grande que yo… así que sí me puede gustar, jeje. Pero en verdad, a mí lo que me encanta de ella es su personalidad tan segura de sí misma, pero no creída en lo más mínimo. Y bueno, físicamente no está nada mal, sin embargo yo prefiero lo anterior.

Ahora, recuerden todos que su siguiente película importante será a lado de nada más y nada menos que Kristen Stewart. Se trata de un biopic de Joan Jett y su grupo The Runaways. Aquí Dakota hará el papel de la cantante del grupo y pseudo-pareja de Joan Jett, Cherrie Curie. Así que podría empezar una lista de 8 razones para ver esa película, y en primeros dos lugares evidentemente estarían estas dos chicas. En tercero, la oportunidad de ver a Dakota cantando. Y en cuarta, el tan esperado y posible beso entre las dos protagonistas. ¿Necesitan más?

3 comentarios

Archivado bajo Celebrity Crush, Películas

Lunes de trauma musical: Bohemian Rhapsody (de los Muppets)

Soy una pésima, pésima fan de Queen. Digo, nunca me consideré como la fan #1 pero tampoco era que conociera sólo dos de sus canciones, o que sólo supiera del nombre de dos de sus integrantes. Pero vamos, que hace como dos semanas me enteré de que se habían cumplido 18 años de la muerte de Freddy Mercury y realmente me sorprendí porque no tenía idea de que a)hubiera pasado ya tanto tiempo, y b) ése fuera el día.

Como sea, el punto es que me enteré de la manera más… triste (por ponerle una palabra), que pudo haber. Resulta que en mi salón de mate había un Publimetro (periódico gratuito con noticias cortas y mucha publicidad), y en primera plana se veía la imagen de unas marionetas. Bueno,  más específicamente, de un Gonzo y unas gallinas al fondo. Entonces leí el pie de la foto y decía algo así como que los Muppets habían hecho un homenaje a Freddie Mercury, con motivo del 18 aniversario de su fallecimiento, recreando la famosa canción que llevó a Queen al éxito: Bohemian Rhapsody.

Así que yo me volví un poco loca y exigí que alguien me prestara su computadora en ese momento. Esperé a que se cargara un poco y por fin lo vi.

La verdad es que se me hizo más que nada chistosa la versión. Digo, no es que su intención fuera otra. Me reí bastante en primera con las gallinas. Mega-LOL, aunque creo que ahí tuvo algo que ver mi simpleza del momento. Además, todas las intervenciones del pequeño monito de cabello rojo y despeinado que canta los agudos son absolutamente geniales. Perdonen, no sé cómo se llama el monito.

La cosa es que llegué a la conclusión de que esta canción es mi favorita de todos los tiempos. No importa si la cantan los Muppets, o mis compañeros y yo en clase de lengua… siempre tiene un cierto efecto en mí tipo “poner-la-piel-chinita” o “hacerme-cantar-con-mucho-feeling”. No sé, supongo que realmente el propósito de Freddie no era escribir una canción que tuviera mucho sentido (el mismo lo dijo alguna vez), sino que simplemente evocara emociones en la gente, gracias a su melodía  y claro, la voz de Freddie Mercury. Pero aunque en esta versión no tengamos eso último, el simple hecho de escuchar algunas de esas palabras locas (Scaramouche o Fandango) y escuchar los solos de guitarra… realmente logran que la canción conserve el efecto original.

Así que con ustedes… Los Muppets (WTF!)…

Deja un comentario

Archivado bajo Trauma Musical